Seguidores

domingo, 3 de enero de 2016

LA RUTA DE LA CUCHARA EN MADRID

CASA PERICO – CALLE BALLESTA, 18
Teléfono: 915 32 81 76

El lema de la casa es “Casa Perico, donde todo lo que se come y se bebe está rico”.
Un clásico en la capital  con más de 70 años a sus espaldas y auténtico templo de la cuchara. De hecho hace tiempo que recibió el título de La Casa de la Cuchara.

Los lunes tienen cocido, los miércoles lentejas y el resto de la semana una variedad que va desde un sinfín de guisos de carne, judías blancas o pintas, potaje, callos o su famoso arroz a lo cutre, una paella preparada con ingredientes modestos, pero que está buenísima.

En definitiva, guisos nobles con productos de calidad cocinados con las recetas de antaño y que además no se han subido a la parra en cuanto a los precios.

Y por si esto fuera poco, completan su oferta con una amplia, variada y sorprendente selección de vinos y cavas, lo que convierte a este lugar desde hace tiempo en punto de encuentro de artistas, escritores, periodistas y políticos.

Dato curioso: A finales de los 90 el restaurante se hizo muy famoso por lo que denominaron Lobby 13. El día 13 de cada mes se reunían en él doce periodistas que entrevistaban a un personaje muy conocido. Las preguntas eran tan duras y comprometidas, que al entrevistado  se le regalaba una máscara como la de Hanníbal Lecter para que no mordiera. Luego se fotografiaban con ella. Por todo el restaurante hay fotos de aquellos años con personajes como Fernando Trueba, Santiago Segura, Joaquín Leguina, Juan Echanove y muchos más.





CASA PAULINO -  CALLE ALONSO CANO, 34
Teléfono: 914 41 87 37

La historia de este restaurante muy conocido en Madrid, se remonta allá por los años 50. Una pareja, Paca y Paulino. Un golpe inesperado de suerte con un décimo de lotería premiado y un sueño en marcha: montar una casa de comidas, modesta pero de calidad.

El negocio funcionó y ha ido pasando de hijos a nietos.
Un sitio pequeño, con apenas 10 mesas y una carta reducida, sin riesgos ni modernidades, pero rica y en donde predomina una cocina hecha con cariño y tradición y con excelente materia prima.

En su carta destacan las lentejas estofadas, la caldereta de cordero, el marmitako de bonito y los callos de la Paca, su fundadora, entre otras cosas.

Dispone de un menú del día por 11 euros aproximadamente y si prefieres comer de carta te saldrá en torno a los 30 euros.

Entre sus pequeños defectillos mencionar que no es un lugar para alargar la sobremesa. Al ser pequeño y tener dos turnos de comidas, siempre hay gente esperando. El personal de servicio es profesional y correcto, pero muy lejos de resultar acogedor. Y las mesas, demasiado juntas lo que  no propicia las confidencias.



LA CASTELA – CALLE DOCTOR CASTELO, 22 METRO GOYA O IBIZA
Teléfono: 915 73 55 90


Cuando algo es bueno casi no necesita ni publicidad y esto lo que ocurre con este restaurante, asentado en lo que fue una antigua taberna del año 1929 y que aún conserva ese aire nostálgico y muy castizo.

En la barra de zinc a la entrada, te puedes tomar una cerveza  muy bien tirada con serpentín, un vermú de grifo y unos magníficos boquerones en vinagre, además de todo tipo de tapas.

Atravesando un estrecho pasillo nos encontramos con el comedor, pequeño, pero íntimo y acogedor.

La carta reúne la cocida tradicional, de buena hechura pero con pequeños toques vanguardistas.

Su plato estrella, los callos con garbanzos, perfectamente desgrasados para que mantengan su sabor pero a la vez para que no sufra tu estómago.
Además de esto, almejas a la manzanilla, croquetas de marisco, sopa de ajo o sus chipirones encebollados.

Conviene reservar porque siempre está lleno.





CASA JACINTO – CALLE DEL RELOJ, 20
Teléfono: 915 426 725

Ir a comer a Casa Jacinto es como que te invite tu abuela a un guiso de toda la vida, rico, calentito y además te sientas tan bien tratado que no quieras salir de allí.

Ubicado en el Madrid de los Austrias, es un local pequeño, con encanto y en el que te  puedes encontrar con un público muy variado. Desde familias enteras que van a probar su delicioso cocido hasta los parroquianos de siempre. Decoración taurina, madera pintada, azulejos y un único objetivo: que la persona que se siente a la mesa disfrute tanto como para volver. Y lo consiguen.

Apuestan por una comida de fórmulas tradicionales, sin estridencias pero con un toque ecléctico.

En su carta: cocido madrileño, callos, lubina a la sal, setas con almejas o sus pimientos rellenos de salmón.
Y sus postres, pocos pero todos caseros. Prueba su mousse de chocolate. 

 ¡ Deliciosa !




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes dejar aquí tu comentario