Seguidores

sábado, 21 de mayo de 2016

TERRAZAS CON ARTE O ARTE CON TERRAZAS.

TERRAZAS Y ARTE


Por fin llega el calorcete a la capital y con él las ganas de disfrutar de las terrazas.
Pero hoy en concreto os voy a hablar de terrazas un poco especiales. Terrazas con arte o arte con terrazas, como queráis. Porque en este caso el orden de los factores no altera su encanto.


MUSEO DEL TRAJE Y SU TERRAZA CAFÉ DE ORIENTE
CALLE JUAN DE HERRERA, 21 – MADRID
METRO MONCLOA
91 550 20 55


El Museo del Traje es uno de los más vistosos de la capital y, sin duda, uno de mis favoritos. Su objetivo es dar a conocer a los visitantes la evolución de la indumentaria a través del tiempo.

Siempre es un placer darse una vuelta y recorrer sus salas para ver las exposiciones que exhiben, tanto permanentes como las temporales. La tarifa general es de tan sólo 3 euros, aunque hay descuentos para algunos colectivos. Y las exposiciones temporales son de carácter gratuito para todos.

También hay conferencias, talleres para niños y mayores, cursos, visitas guiadas o su Biblioteca de Mujeres con más de 30.000 volúmenes especializados en el papel de la mujer en nuestra historia y que puedes consultar en su sala de lectura.

Y si después del recorrido te apetece un café, un aperitivo o un menú, El Café Oriente es el lugar perfecto.




El conocido grupo de restauración Lezama se hizo cargo hace tiempo de este espacio convirtiéndolo en uno de los lugares más apetecibles donde comer, por calidad y por entorno.

El restaurante, de cocina predominantemente vasca y con toques creativos, está decorado con estilo vanguardista, de líneas depuradas y con acristalamiento.

En mayo abren su espectacular terraza, con sus pinos centenarios, fuentes y parterres y su estudiada iluminación nocturna. Un lugar en pleno centro de la capital que permite desconectar del barullo exterior. La Sala Balenciaga alberga el café Bistrot, un lugar donde desde las 9 hasta las 19,00 hrs. aproximadamente puedes disfrutar de cualquiera de sus ofertas gastronómicas.

Cuentan con un menú bistrot por 16,50 euros o un menú express por 12,50 euros.

En pleno verano, en los días de más calor, abren la terraza sólo al caer el sol.

Los jardines pueden visitarse sin tener que pagar entrada.




MUSEO ARQUEOLÓGICO NACIONAL
CALLE SERRANO, 13 – MADRID
METRO SERRANO
TELÉFONO: 91 577 79 12

Entre 2008 y 2013  sometieron a una profunda remodelación  a este decimonónico edificio en Madrid, al objeto de modernizarlo y adaptar a nuestro siglo las visitas a sus colecciones, tanto permanentes como temporales.

Y el resultado no ha podido ser más satisfactorio. Merece la pena darse una vuelta, o varias, por el museo y ver todos los tesoros y curiosidades que esconde y que, desde luego, no pueden verse en una visita ni en dos.
La entrada general cuesta 3 euros, pero hay tarifas reducidas y días de visita gratuitos que podéis consultar en su web.





Tras esta reforma han incluido una cafetería en el vestíbulo de la entrada principal. El acceso es libre, sin tener que pagar entrada para visitar el museo. Y está abierta en el mismo horario, con lo cual se puede desayunar, tomar un aperitivo, merendar o almorzar en plan informal, a base de ensaladas, ibéricos, bocadillos, pizzas o hamburguesas.

Cuando llega el buen tiempo, esta terraza abre al exterior y podemos disfrutar de lo mejor de allí: un espeso jardín plagado de árboles. Arces, tejos, cerezos, ciruelos y hasta palmeras se dan cita en un recorrido que por sí solo, es un placer para los sentidos.




MUSEO DEL ROMANTICISMO Y SU CAFÉ DEL JARDÍN
CALLE SAN MATEO, 13 – MADRID
METRO TRIBUNAL
TELÉFONO: 914 48 10 45


El precioso edificio que alberga este maravilloso museo, es un antiguo palacio que fue construido en 1776 pero no se inauguró como tal hasta el año  1924 con donaciones de su fundador y de otras personalidades del momento. En un principio se llamó Museo Romántico, para más tarde, en 2009 y tras una profunda reforma, llamarlo definitivamente Museo del Romanticismo.

Sin duda es otro de mis museos favoritos al que voy siempre que puedo para ver sus piezas divididas en colecciones: pintura, mobiliario, artes decorativas, dibujo, fotografía…todo ello durante el período del Romanticismo español.

Pero  lo que más me gusta es poder disfrutar después del recorrido de  su cafetería y su terraza exterior. Es pequeñita, pero no creo que se pueda concentrar más romanticismo en tan poco espacio. Está habilitada en uno de los patios del museo. 





Muros altos que protegen la intimidad del visitante, árboles como los magnolios, plantas, hiedra escalando por las paredes, una fuente de época, bancos para sentarse y relajarse. Un auténtico oasis en medio del agitado Madrid.

La cafetería interior no tiene menos encanto. Decoración vintage, afrancesada y con todo el aire romántico acorde con el entorno.
Gran variedad de tés y cafés, tartas caseras y magdalenas para el desayuno. Y al mediodía una oferta variada de hamburguesas, quiches o tostas y a precios muy asequibles.

Además, la terraza y la cafetería cuentan con su propio programa, lejos de querer ser sólo un espacio auxiliar. Literatura, teatro y música se dan cita allí y en cuanto llega el buen tiempo, actuaciones musicales en el jardín.

El horario en invierno es de 9,30 a 18,30. Y en verano de 9,30 a 20,30.

Y el acceso, tanto a la tienda como a la cafetería es libre, sin tener que pagar la entrada al museo.




MUSEO THYSSEN-BORNEMISZA Y SUS TERRAZAS DEL THYSSEN
PASEO DEL PRADO, 8 – MADRID

Abierto en el año 1992, este museo posee una de las colecciones más importantes del mundo.

Situado en el precioso Palacio de Villahermosa que data de principios del siglo XIX , casi enfrente del Museo del Prado y muy cerca del Museo de Arte Reina Sofía, lo que convierte a esta zona en un auténtico lujo para cualquier amante del arte.

Posee un restaurante, El Mirador del Museo, ubicado en la quinta planta del edificio con unas vistas impresionantes, aunque sólo abren en temporada de verano.

Pero lo realmente espectacular son sus terrazas. Con un vanguardista diseño arquitectónico, es un espacio dividido en distintas zonas escalonadas con vistas a los jardines y entrada a través de la calle Zorrilla.




Un lugar que mezcla tanto mesas altas con taburetes como otra zona tipo chill-out con sillones, cojines y mesas  tipo velador. El blanco como color predominante mezclado con madera y detalles de color que crean un ambiente moderno, minimalista y versátil.

Un techo abatible, cerrado o abierto según las condiciones climatológicas, permite disfrutar de esta terraza en cualquier momento, aunque abren en temporada de primavera a verano exclusivamente.


Su carta está adecuada para que puedas tomar algo en cualquier momento del día: platos ligeros como sándwiches, ensaladas o pinchos o un poco más elaborados como la hamburguesa de buey o el tartar de salmón marinado con aguacate, entre otras propuestas.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes dejar aquí tu comentario