Seguidores

sábado, 30 de abril de 2016

CUATRO RESTAURANTES EN LUGARES SORPRENDENTES

RESTAURANTES EN LUGARES SORPRENDENTES


EL INVERNADERO DE LOS PEÑOTES

CARRETERA DE BURGOS, KM 13,900 - MADRID

TELÉFONO: 911 38 57 25


El centro de jardinería Los Peñotes, es uno de los lugares más conocidos y emblemáticos de Madrid, con sus 30.000 m2 dedicados a todo lo relacionado con el cuidado, mantenimiento y decoración de jardines.

Ahora, nos sorprende con un maravilloso espacio ubicado en lo que era un antiguo invernadero del propio centro,  a tan sólo unos metros del centro comercial La Moraleja Green, al que han reformado y decorado hasta transformarlo en un lugar de atmósfera chic y con encanto.

Un lugar plagado de color y aspecto tropical, con techos acristalados y bañado por completo de una luz natural. Continuos guiños en su decoración al ambiente en el que se sitúa, como el corcho  en los asientos de los taburetes, el mimbre, árboles de interior y sofás tapizados con motivos florales. Y en medio, una deliciosa chimenea central que funciona durante los meses de frío.





Una cocina mediterránea, con una carta escueta, pero casera y con gran calidad en su materia prima  y precios bastante moderados teniendo en cuenta la zona en la que se encuentra.

Ensaladilla con gambas, croquetas o sus rollitos de pato con salsa pekinesa para compartir, son buenas opciones.

Y como plato principal su salmón marinado, las albóndigas de pollo al curry o el rabo de toro, muy recomendables.

Y de postre, su aro de tiramisú. Insuperable.

Nota: Atención a los baños. Con espejos enmarcados y mariposas en las paredes. ¡Espectaculares!







SAMARKANDA

ESTACIÓN DE ATOCHA – GLORIETA DE CARLOS V, S/N 
MADRID

TELÉFONO:  915 30 97 46

El restaurante Samarkanda es un clásico en Madrid, que probablemente todo el mundo conozca. Pero por si algún despistado aún no sabe de qué hablo, que siga leyendo.

Personalmente es un rincón que siempre me ha encantado, y que descubrí hace muchos años,  y era una obligación incluirlo en esta ruta de restaurantes con encanto.

El solo hecho de que esté ubicado dentro de la Estación de Atocha, ya lo convierte en visita obligada por su originalidad. Con una decoración tipo colonial, acogedora y preciosa, ventiladores en el techo y sus “vistas”, desde el salón o la terraza, al precioso jardín tropical que allí tienen, en lo que fue el antiguo apeadero de Atocha, que son "aluflipantes". Tienen un estanque lleno de tortugas y plantas, que cuando lo contemples, creerás que va a salir un elfo en cualquier momento. Un jardín que alberga 7.200 plantas de 260 especies distintas, todas originarias de Australia, India, Asia o China, entre otros lugares.





Una carta con una cocina clásica con algún toque moderno y exquisita materia prima, que además ahora ha dado un giro al quedarse una empresa puntera a nivel mundial con la gestión del restaurante.

Me quedo con el Rissoto de trigo con sobrasada y verduras, el solomillo a la plancha con crema de piquillo y el tomate Samarkanda relleno de mouse de ventresca.

De postre sin duda, el sable de chocolate con frambuesa.

Puedes ir a tomar un café en su terraza o desayunar, aunque yo prefiero ir a cenar. El ambiente nocturno te embruja. El servicio profesional y muy diligente contribuye, sin duda, a que sea uno de esos lugares a los que siempre deseas volver.

Ojo con ir en pleno verano. Debido al microclima que deben mantener para las plantas, no tienen aire acondicionado y el calor húmedo que te envuelve, puede resultar agobiante para ciertas personas.

Resumiendo: exquisito, diferente y mágico.





LA CUEVA DEL LOBO

CALLE SANTA MARÍA DE LA CUESTA, 14

EL MOLAR – MADRID

TELÉFONO: 91 841 01 29

El Molar es un pueblecito a poca distancia de Madrid,  en concreto a 39 kilómetros, cuya seña de identidad son las Cuevas del Vino donde todos los visitantes pueden degustar la gastronomía de la zona dentro de un marco incomparable como son estas cuevas milenarias.

Hay más de 400 repartidas por todo el municipio. En una de ellas nos encontramos con La Cueva del Lobo, un restaurante/bodega localizado en una cueva excavada en una roca, rodeado de piedra, con chimenea y braseros al más puro estilo castellano y en medio del campo.

Con una decoración acogedora donde podemos encontrar  madera, velas, aperos de labranza y una luz tenue que envuelve de magia y romanticismo todo el local.




Son especialistas en asados en parrilla de leña: chuletillas de cordero, morcilla de Burgos, picadillo de la matanza, butifarra, chuletón, costillas o su chistorra y todo regado con los propios vinos de la bodega.

Quizás es en verano cuando más se agradece ir porque la temperatura dentro de la cueva es súper fresquita.

Curiosidades:
1.- Se encuentra dividido en cuevas individuales por lo que no hay que compartir espacio con otros comensales.
2.- La bodega puede ser visitada mediante petición de cita previa.

Un sitio francamente espectacular que además tiene hospedería donde poder pasar la noche.






OJALÁ

CALLE SAN ANDRÉS, 1 – MADRID

TELÉFONO: 915 23 27 47

¿Quieres cenar sentado en unos cojines sobre un suelo de arena que recrea  casi con absoluta exactitud la de la playa? Éste es tu sitio.

Un lugar refrescante, colorido, distinto, un poco psicodélico y estupendo de precio. 

Decorado con ladrillo visto que va cambiando de color con la iluminación y el color verde aguamarina como tono predominante en el local.





Cuenta con dos plantas. En la primera  se recrea el recorrido que haría un surfero desde que sale de casa hasta el chiringuito de turno. Madera natural mezclada con grifos de colores o lámparas-macetas que cuelgan de los techos y hasta un mini invernadero realizado con varillas de paraguas. ¡Simplemente, delicioso!

En la planta de abajo…. ¡vamos a la playa!

Sofás bajos, una preciosa caseta bar que emula las de la playa y mucha arena blanca que te trasladará de inmediato a tu mejor verano en la costa.

En su carta, sencilla pero rica, hamburguesas, ensaladas, gazpachos o tablas para compartir. Y los brunch están muy presentes, dando especial relevancia a los huevos que los preparan de mil formas: Parisinos, Rancheros, Florentinos, Benedictinos…. Y de postre hay que probar su Pasión por el Chocolate. ¡Irresistible!

Y en cuanto llega el buen tiempo, tienen terraza fuera muy agradable para tomar algo con sillas del mismo color azul que predomina dentro.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes dejar aquí tu comentario